¿Quiénes somos? - Castagnaro Parking

Vai ai contenuti
Presentación

Plein Air ONLINE

Los viajeros con menos experiencia pueden también llegar fácilmente a Nápoles y Pozzuoli. Sin embargo, si va a viajar en una autocaravana o un cámper, primero debe localizar la zona de aparcamiento, ya que no son muchos. Nosotros hemos utilizado con gran satisfacción la zona equipada "Castagnaro Parking" situada en el interior de Pozzuoli, en localidad Quarto,  (Via Vicinale del Castagnaro, 1) conocida muy bien por los lectores de Plein Air. La zona está vallada y custodiada, y incluye unas 90 plazas de aparcamiento, distribuidos en dos niveles césped, en un lugar tranquilo y silencioso. Después de un día de turismo agotador pero hermoso, el Castagnaro Parking es el lugar que usted necesita ya que está dirigido por grandes profesionales, deja el Sur de Italia y sus fuertes contrastes. El precio es de 15 € por día y el equipo está incluido, y dispone de electricidad. Durante la temporada alta, se requiere reserva previa. Los propietarios ofrecen folletos, mapas, cortesía y disponibilidad, así como un programa de excursiones en los alrededores de Nápoles, pero también en lugares más lejanos como la costa de Amalfi y Caserta. Se puede llegar el Castagnaro parking desde la Autopista A1, tomando la tangencial de Nápoles y continuando hasta la salida 12 Pozzuoli Via Campana. De aquí, se continua en dirección Quarto; en cambio, si uno llega de la carretera litoral SS7 quater, que desciende del Lacio, atraviesa Gaeta, Mondragone y Castelvolturno, tiene que salir a Quarto. A partir de aquí, si quiere explorar el área por su cuenta, no es difícil moverse en metro (que toma en Pozzuoli, una parada de tren - 4 minutos) o el Tren Circumflegrea, cuya estación está a unos 500 metros. La parada de metro es "Cuarto Taller". En Nápoles, la parada del tren es la de "Montesanto", muy ventajosa  porque está cerca de Via Toledo.


Plei Air N° 369

Ese estacionamiento, ¡qué felicidad!
Quería visitar Nápoles desde hace mucho tiempo, pero siempre desistía a causa de los medios de comunicación y los clichés. Esta vez, mientras estaba leyendo la edición de noviembre de la revista, vi un anuncio de  Castagnaro Parking de Pozzuoli.  Llamé por teléfono y me enviaron el programa completo de las actividades invernales. Por lo general, viajo solo, porque creo que mis intereses no coinciden con los de otro grupo. Esto puede generar algunas situaciones desagradables, como los grupos que se forman en las reuniones. Esta es la premisa con la que me dirijo a la ciudad del Vesubio. A mi regreso, escribo estas líneas con gran y contagiosa alegría. El Castagnaro Parking ha demostrado ser una realidad ventajosa para los campistas. Tienen una gran atención a los huéspedes desde su llegada, son eficientes y eligen colaboradores calificados (guías turísticos y conductores). La ciudad de Napolés, con sus puntos de vista, los monumentos, las iglesias, los napolitanos muy amables y abiertos: en breve, soy un "genovés feliz de haber gastado su dinero". (He recibido mucho de esta experencia y esto no tiene precio). Dicho esto, me gustaría hacer algunas consideraciones generales: primero, la titular del Castagnaro acoge los campistas y, al hacerlo, produce beneficios para la empresa. Segundo: ella creó servicios de apoyo para los campistas, sin perjudicarles económicamente, mientras que en otros lugares,  somos tratados mal (especialmente en Liguria).  Tercero: ella ofrece un servicio meritorio por la ciudad de Nápoles y los napolitanos, porque es verdad qué la foto del Vesubio se encuentra en muchas casas de Europa, Asia y en el extranjero gracias a los paradores turísticos, pero en este caso, la recepción está dirigida a los italianos. En estos momentos de nacionalismo exagerado, si no tuviéramos la oportunidad de ver algunos realidades en persona, probablemente continuaríamos desacreditando al sur de Italia.
Livio Cresti - Sestri Levante (GE)

Las iniciativas del Parking Castagnaro son conocidas por los lectores, pero sobre todo hay que decir que la empresa de la région Campania  es una de las pocas áreas equipadas (que realmente se puede contar con los dedos de una mano) que ha sabido organizar un alojamiento turístico completo que ofrece a los huéspedes, no sólo un aparcamiento, sino también la  oportunidad de disfrutar plenamente de la naturaleza que lo rodea. ¿El resultado? Ben lo describe, en dos palabras: "la alegría contagiosa del lector genovés".


Torna ai contenuti